jueves, 2 de noviembre de 2017

La guerra de soltar




Muchas veces mi esposo me pregunta por qué estoy en silencio tanto tiempo, qué estoy pensando, o me pregunta si me siento bien. Es como si de alguna forma supiera que algo está pasando en mi interior y que no quiero compartir.
Pues en realidad sí. Hay días en los que mi mente se encuentra en guerra, mis pensamientos no cesan el bombardeo recuerdos e ideas que me dejan absorta, ensimismada en las emociones que estos recuerdos dolorosos me hacen sentir.
Mi silencio en ocasiones abruma a mis seres amados, pero no puedo evitar escuchar mi mundo interior, explorar en él, analizar porque actúo de una forma u otra y que ha hecho que yo sea de una forma determinada a mis 43 años.
Pareciera que me sobre analizo y esto termina dejando una mal sabor en mi boca.
Tengo que recordar los muchos dones que el Universo me ha otorgado, las muchas bendiciones que he recibido y dejar de escudriñar el pasado, de buscar respuestas en el pasado y concentrarme más en el presente.
En el presente esta la esencia de todo, el disfrutar mi vida y lo que soy tal cual, sin análisis, simplemente dejando ser, soltando el pasado al viento y que este se lo lleve lejos de mí para no sentirlo sin olvidarlo.
La unión de mi pasado con mi presente es lo que ha construido lo que soy hoy día; un ser humano desbordante de emociones, sensible, intuitivo y empático
Estoy consciente que por mi bien necesito Soltar, como palomas al viento, suena más fácil de lo que es en realidad, pero como dice un gran maestro, poco a poco y después, poco a poco y así terminare soltando

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mucho más que palabras

Hay muchas palabras que he aprendido a lo largo de toda mi vida. Unas palabras que me han enseñado a como vivir la vida; amor, ...