miércoles, 11 de octubre de 2017

Días de silencio y reflexión



Después de la turbulencia viene la calma, después de mucha exaltación y ansiedad, un respiro profundo y me detengo sin presión.
He caído en una fase de silencio que me ha llevado a la reflexión de lo que estoy haciendo con mi vida, me ha hecho pensar en donde estoy parada y como me siento conmigo y con mi entorno.
Tengo que reconocer que disfruto del silencio, de encontrarme a solas, de estar conmigo sin que me de miedo escuchar mis pensamientos, de encontrarme teniendo una conversación interior y disfrutarla, de conocerme, conocer ese ser que en realidad soy por dentro, vulnerable, extremadamente sensible, inteligente pero tímida, que lucha por sobrevivir sin ser expuesta.
Un día Salí a buscarme, y cuando menos lo pensé me encontré, esperándome, mirándome sin hablar, gritándome en silencio lo que quiere escuchar…Aquí estoy, y estoy bien, porque tengo todo lo que quiero, lo que necesito y aún mucho más; estoy donde estoy y estoy bien porque soy un ser más grande que mi mente, más fuerte que todas las energías que pueda reunir; estoy donde estoy y estoy bien porque estoy donde quiero estar, porque reconozco y acepto con amor las consecuencias de mis decisiones y aunque desconozco lo que este camino me depara, estoy segura que el resultado será el mejor que pudiera imaginar.
Respiro y continuo, con un paso a la vez y entregándome en el camino, disfrutándolo plenamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mucho más que palabras

Hay muchas palabras que he aprendido a lo largo de toda mi vida. Unas palabras que me han enseñado a como vivir la vida; amor, ...