jueves, 19 de octubre de 2017

Cuando el cuerpo se resiste




Me doy cuenta que en estos momentos donde me ha tocado enfrentar vientos fuertes de cambio en mi vida, mi mente se resiste y mi cuerpo lo resiente.
Estoy haciendo cambios en mi estilo de vida, en mi forma de verla, en la forma de llevar mis cosas; que aunque me favorece en todos los sentidos, soy consciente que estoy experimentando sensaciones de incomodidad, tristeza por tantos apegos, que terminan generándome malestar físico, dolencias y hasta un bajón de defensas que me hacen entender mi resistencia a lo que estoy viviendo.
Trato de convencer a mi mente de que lo que está pasando conmigo en mi vida es lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo, que me gustan las cosas nuevas y diferentes, sobre todo que estoy donde estoy y estoy bien.
Esto me relaja los músculos de todo el cuerpo y me lleva a pensar en todo lo bueno que tengo y que me falta por vivir.
Me doy cuenta lo compleja que soy como ser humano, aun sabiendo que todo lo vivido ha sido y seguirán siendo por mi bienestar general, quiero seguir aferrada a las viejas costumbres, a los viejos patrones mentales, a las mismas rutinas, a las misma sensaciones de malestar físico y mental que me generaba mi vida anterior.
Pero lo más importante de todo es que me observo, me acepto plenamente, me agradezco por el reconocimiento de mis limitaciones y bendigo en mi la fortaleza para seguir adelante con mi crecimiento

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EMPEZAR DE NUEVO DESPUÉS DE LOS 40

Con 40, 45, 47 ó 52 años ya tenemos una mochila llena de cosas… muchas muy pesadas, que a ni siquiera sabemos muy bien por qué las carga...