lunes, 28 de agosto de 2017

Calmando mi mente



 En este mundo acelerado, donde las horas pasan volando en jet y donde los segundos no existen porque no los percibimos, hace que nuestra vida sea una carrera desde que nos levantamos hasta que logramos poner nuestro cuerpo en la cama.
Ya nadie tiene tiempo para tomarse un café a solas con tus pensamientos, nadie tiene tiempo para la familia y mucho menos para ti, para calmarte en medio de la carrera y tomar aire, respirar y calmar tus pensamientos que son más rápidos que la luz y pareciera que no hay forma de detenerlos.
No solo nos agobian la cantidad de cosas que tenemos que hacer durante el día, sino también la cantidad de pensamientos, preocupaciones y que cada uno de ellos van acompañados de sus emociones.
Nos enfermamos sin darnos cuenta y sin entender ¿Por qué esto me está pasando a mí?
Alto, detente, me digo, nada malo puede ocurrir si por un solo momento le doy pausa a mis pensamientos, si respiro, cierro mis ojos y trato de poner en blanco mi mente. Nada malo va a pasar, solo estoy tomando unos minutos para mí, para ubicar mí centro y calmarme. Y respiro, inhalo energía positiva, fuerza y bendiciones, y exhalo pensamientos negativos, vibraciones bajas y miedo. Si, miedo a lo que me está pasando en mi vida y a lo que puede pasar.
No importa donde este, oigo ruidos pero o escucho nada, nada puede robarme esos instantes de paz
Y me calmo, y se tranquiliza mi mente y mi corazón deja de latir rápido. Lo necesitaba, todos lo necesitamos una vez al día.
Y me centro, sonrío y termino sintiéndome bien aunque mi vida y su agitación sea la misma, me siento bien y eso funciona para mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EMPEZAR DE NUEVO DESPUÉS DE LOS 40

Con 40, 45, 47 ó 52 años ya tenemos una mochila llena de cosas… muchas muy pesadas, que a ni siquiera sabemos muy bien por qué las carga...