miércoles, 26 de julio de 2017

Quiero estar sola





¿Quién en algún momento de su vida no ha deseado estar sola? Completamente sola.
Que sólo estés tú y la naturaleza, sin padres, hijos, esposo, sin obligaciones ni deberes que cumplir.
Dejar atrás todo lo que te estorba o que te impide de alguna forma buscarte a ti y conseguirte.
No quiero decir con esto que estoy cansada de los seres que tanto amo, y mucho menos que me quiero separar de ellos, pero a veces quisiera escapar de todo lo que me ata de cualquier forma y descubrir qué hay dentro de mí, qué hay detrás de todas esas capas y capas de amor, tolerancia, abnegación, fortaleza y entrega incondicional.
No sé si con esto me estoy desnudando y descubriendo a la vez que soy una mala persona, más de lo que  sí estoy segura es que soy un ser humano vulnerable, sensible, que se cansa, que necesita tiempo para sí misma; sobre todo que ha descubierto que el anularse por completo no es una solución para continuar con la vida.
El anularse sólo nos frustra más, nos hace la carga pesada, sea cual sea la carga, nos hace infelices aunque creamos que lo tenemos todo, literalmente todo.
A veces tener todo no lo es todo. Como seres humanos necesitamos estar equilibrados en todas las partes que componen nuestro ser; lo familiar, lo profesional, lo espiritual, lo social, lo intelectual.
Si nos olvidamos de alguna parte o simplemente le damos peso a alguna más que otra, terminamos desbalanceados y por ende infelices.
Por lo tanto hoy quisiera escapar, estar sola conmigo, en compañía de mis pensamientos, reflexionar sobre mi vida y sobre lo que he vivido hasta ahora y aquello que me falta por vivir; retomando fuerzas, un nuevo aire, un nuevo impulso para continuar con el viaje que tiene deparado mi destino, construido con cada una de mis decisiones, con cada una de mis acciones y así regresar repotenciada, con más ánimo de seguir luchando por lo que quiero y por quienes quiero.
A veces sólo nos hace falta parar para tomar un buen respiro y seguir el camino; eso no le hace mal a nadie y menos a mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EMPEZAR DE NUEVO DESPUÉS DE LOS 40

Con 40, 45, 47 ó 52 años ya tenemos una mochila llena de cosas… muchas muy pesadas, que a ni siquiera sabemos muy bien por qué las carga...