jueves, 20 de julio de 2017

Mi amiga la Tristeza




Desde siempre, luego de que algo me sale mal o no logro conseguir lo tanto he buscado, cuando me siento frustrada por mis metas no alcanzadas o mis sueños rotos, luego de experimentar rabia, suelo sumergirme en una profunda tristeza.
Ella es mi amiga inseparable; luego que llega y entra en mí, me cuesta mucho que se vaya. Entonces, como no viene sola, por lo general se acompaña por pensamientos pesimistas, negativos sobre mí y mi futuro o mi realidad, y termino peor de como empecé en todo esto de la tristeza.
Quiero estar sola y perderme en mis pensamientos y sentimientos; es como regodearse en el malestar y a pesar de la consciencia que tienes de sentirte mal, no quieres hacer nada al respecto dándote por vencido totalmente.
Sé que con esto no sólo me perjudico yo, sino que también afecto a mis seres queridos, que se encuentran a mi alrededor y de una u otra forma se ven afectados por mi cambio de humor y estado de ánimo; los amo inmensamente pero en ese momento sólo estamos mi tristeza y yo, y lo demás no me importa.
Tengo conocimiento de que cuando la tristeza es constante y pasa a instalarse en mi vida, termina convirtiéndose en depresión y ya he pasado por ella unas cuantas veces y es muy difícil salir, así que trato en lo posible hacer cosas que me ayuden a mostrarle la puerta de salida sin molestarme por su presencia o negarle la entrada nuevamente. Sé que ella tiene una razón de ser y me ayuda a reflexionar sobre mi vida, mis decisiones y mis circunstancias.
Buscando una forma rápida en internet que me ayude a salir de mi estado me topé con esta página que tiene unos pasos sencillos a seguir para salir no sólo de la tristeza sino también de la rabia. Se los dejo y los voy a poner en práctica a ver cómo me va.


1.- ACEPTA

Cuando comiences a notar en ti esos síntomas inequívocos de que se acerca la rabia o la tristeza… no te distraigas. Respira profundo y dile a tu emoción, eres bienvenida aquí.  Puedes habitar en mi, estoy dispuesta a escuchar lo que tengas que decirme.
Entonces quizás rompas a llorar… ¡permite que así sea!

2.- ESCUCHA
Cuando hayas logrado que tu emoción esté contigo escucha su mensaje. Hay un método sencillo para escuchar el mensaje de la rabia y la tristeza.
Simplemente completa esta frase tantas veces como sea necesario hasta que sientas algo dentro de ti que te indique que has dado en el clavo:
Tengo rabia por que ______________________________
O en su caso…Estoy triste porque__________________

3.- LIBERA Y TRANSFORMA
Una vez tengas el mensaje disponte a liberar toda esa energía. Hay múltiples maneras que de sencillas que son  ni las hacemos.
Para liberar puedes caminar a paso rápido, correr, nadar, bailar, ir al gimnasio, etc. También puedes gritar a pleno pulmón en un espacio donde no molestes a nadie (en el bosque, dentro del coche…)
Y luego, si es que esto no te ha liberado, cosa que dudo, tienes la opción de golpear con un cojín o un palo una zona blanda como cama o sofá. Mientras golpeas puedes expresar:
“Es seguro para mi soltar esta rabia o tristeza, me libero”.
Golpea hasta quedar exhausta, no te quedes a medias y permite, de nuevo, que afloren las emociones ya sea llanto o risa (la risa suele aparecer si continuas hasta tu límite).

4.- RELÁJATE
Después de este proceso es muy conveniente hacerse un baño largo en una bañera con agua tibia. Si no tienes bañera bien vale una ducha.
El agua no sólo limpia nuestro cuerpo, sino que nos regenera y renueva las energías. Te aseguro que te sentirás totalmente renovada.

5.- REAFIRMA
Si hay algún momento útil en el que hacer afirmaciones positivas es ahora.
Busca una afirmación que te sane y te de poder y cierre completamente el asunto que te produjo la rabia o la tristeza.
Siente la afirmación mientras la escribes o la repites, déjala que entre por cada uno de los poros de tu piel. Eleva tu vibración.
Ya no tienes excusa. Eres la dueña de tu vida y tus emociones… coge las riendas y saca de ti todo lo que pueda hace [1]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mucho más que palabras

Hay muchas palabras que he aprendido a lo largo de toda mi vida. Unas palabras que me han enseñado a como vivir la vida; amor, ...