El estres, asesino silencioso




Últimamente me he sentido más cansada que nunca.
No logro dormir en las noches, ni siquiera he estado haciendo las meditaciones que antes me relajaban tanto.
Tengo pesadillas que me perturban y me mantienen tensa todo el día.
Claro, estoy segura que entre la situación de mi país, las conversaciones obligadas en cada cola del banco, panadería o mercado de cómo ve cada quien la realidad del país y como afecta esta su realidad, aunado a la situación de salud que ha venido enfrentando mi mamá y por supuesto los problemas propios de mi familia; todo esto tiene mucha relación con mis contracciones musculares frecuentes en el cuello, hombros y espalda, mis dolores de cabeza y de estómago que a veces siento que no me dejan vivir.
Sé que esta situación es general para mucha gente que como yo enfrenta  problemas cotidianamente del entorno, familiares y propios, llevándonos a tener que combatir con la enfermedad del siglo XXI, el estrés.
Conversemos acerca del estrés.
 ¿Qué es el estrés? 
Según Medline plus
“El estrés es un sentimiento de tensión física o emocional. Puede provenir de cualquier situación o pensamiento que lo haga sentir a uno frustrado, furioso o nervioso.
El estrés es la reacción de su cuerpo a un desafío o demanda. En pequeños episodios el estrés puede ser positivo, como cuando le ayuda a evitar el peligro o cumplir con una fecha límite. Pero cuando el estrés dura mucho tiempo, puede dañar su salud.”
El estrés hace que se segreguen en el cuerpo una gran cantidad de sustancias químicas que hacen que el cuerpo reaccione de cierta forma para que estemos preparados para una situación de peligro. Una de estas sustancias es el Cortisol que en su justa medida, ya que el cuerpo es perfecto, no causaría ningún problema, pero cuando los niveles del cortisol como de otras sustancias unidas con esta se elevan y se mantienen en el cuerpo por un tiempo muy prolongado, puede causar grandes estragos.
Nosotros vivimos actualmente una vida muy agitada, acelerada, pareciera que el tiempo pasa volando entre tantas actividades a las que estamos acostumbrados (creemos), y no nos dedicamos nada de ese tiempo a nosotros, a descansar y relajarnos 5 minutos por medio de una meditación, desconectarnos del teléfonos que nos hace adictos y eso también nos causa estrés, ir a algún parque o plaza y caminar despejando nuestra mente de  cualquier pensamiento negativo que nos haga daño, no buscamos leer un libro que nos haga volar la imaginación sino que nos ponemos a leer las noticias tóxicas por las redes o por televisión, que nos hace más pesimistas de lo que ya somos.
Todo, todo esto nos llena de estrés, pero no del estrés normal para prepararnos para algún peligro, sino del estrés constante al que nos estamos enfrentando en el trabajo, en la calle, e incluso en las redes sociales, la cárcel de este siglo.
La invitación es que seamos consiente de nuestro cuerpo, de lo que estamos sintiendo, del daño que nos hacemos con nuestros pensamientos negativos y pesimistas. Que castigamos a nuestro cuerpo además de castigar nuestra mente a diario.
Recientemente hice consciencia de ello a través de este video que les quiero compartir. Espero que lo disfruten y lo tomen en cuenta.


Comentarios

Entradas populares