Aprendiendo a Discernir



Tenemos que aprender a discernir entre cuando luchar contra las circunstancias de nuestro destino, o simplemente ir con la corriente a ver dónde nos lleva.
A veces nos desgastamos nadando en contra, siendo ésta muchas veces mayor que nuestras fuerzas.
Si dejamos de pelear y empezamos a disfrutar el recorrido llenos de esperanza, redireccionando nuestra atención hacia las cosas que nos gustan y que sí disfrutamos, logramos modificar no sólo el mal momento, si es así como lo podemos definir, sino también nuestros sentimientos al respecto, llenándonos de la serenidad que tanta falta nos hace en estos momentos de nuestra vida.
Si dejamos de pelear es posible que se nos revelen cosas importantes que queremos saber acerca de nuestra vida, como nuestro propósito.
Luchamos, peleamos, montamos una guerra constante contra nuestra circunstancia, nos queremos preparar para ellas cuál guerreros; sin darnos cuenta que se nos está yendo la vida en ésta lucha. Y a lo mejor aquello que esta por ser revelado, ese propósito, esa misión de nuestra vida en esta tierra, se podrá ejecutar tan libremente, tan fácil; será tan simple de llevar a cabo como un ave que se lanza a volar, que no podrás creerlo. No hay nada por hacer más que ejecutar aquello para lo cual estamos aquí. Sólo tenemos que dejar que las cosas ocurran, observar y disfrutar
Así es la vida. Sólo tenemos que vivirla.

Comentarios

Entradas populares