lunes, 5 de febrero de 2018

EMPEZAR DE NUEVO DESPUÉS DE LOS 40


Con 40, 45, 47 ó 52 años ya tenemos una mochila llena de cosas… muchas muy pesadas, que a ni siquiera sabemos muy bien por qué las cargamos.
Una investigación realizada por Andrew Oswald y David Blanchflower de las universidades de Warwick (UK) y Darmouth College (USA) conducida entre más de dos millones de personas de alrededor de 44 años en 80 países del mundo, apunta que a la crisis de los 40 nos toca a todos.
En algunos casos, al llegar a esa edad mucha gente decide dar un vuelco completo a su vida. En otros, el mundo exterior decide. Hay quien decide cambiar de carrera y a quien le invitan a hacerlo; hay quien decide volver a la soltería y a quienes ‘le divorcian’, hay quienes se deciden a formar una familia y quienes la familia se le deshace. Lo cierto es, que de este momento no se salva nadie.
No nos salvamos, pero hay quien mira para atrás y se siente satisfecho con lo que logró, por lo que espera que las cosas se re-acomoden solas; hay quienes miran para atrás y ven que lo que lograron y lo que soñaron es bastante diferente y que le gustaría re-acomodar, re-diseñar su realidad para mejorarla y hay quienes no paran a pensar y creen que la crisis es debido a las circunstancias y que con volver a empezar estará todo bien. Si tuviéramos que simplificar los resultados, diría que los primeros disfrutan de una vida medianamente acomodada, los segundos pueden construírsela si prestan mucha atención a no volver a cometer los errores que no les llevaron a alcanzar sus sueños en primer lugar y los terceros son quienes a los 60 volverán a estar en la misma situación pero con menos recursos, menos energía y peores circunstancias para emprender.
Re-diseñar nuestra vida es posible y es la gran oportunidad que nos brinda la década de los 40. Para hacerlo se requiere una gran dosis de reflexión, análisis, decisión (cómo queremos que sea nuestra siguiente etapa en la vida) y acción. Sólo la acción produce resultados.

Reflexión

Aunque parezca una obviedad, creo que es importantísimo parar y pensar qué es lo que uno realmente quiere y qué te hace feliz en esta vida. Es una reflexión importante, profunda que está genial hacer. En el mundo de la empresa, tan orientado al éxito y consecusión de objetivos, donde no es aceptable caer por debajo de lo pactado, los objetivos a principio de año están claramente establecidos. En nuestra vida, generalmente no es así. No paramos a reflexionar qué es lo que realmente queremos, qué nos mueve del sillón, qué nos toca el corazón, qué nos hace sonreír, qué hace que nuestros ojos brillen, qué nos hace sentir bien. Así como una vez al año en la empresa hay una reunión de estrategia y planificación, en nuestra vida difícilmente encontremos 30 minutos en los 365 días para hacer este ejercicio.
Si quieres reflexionar y disfrutar el momento de pensar qué te hace realmente feliz, te sugiero que te descargues gratuitamente el siguiente ejercicio haciendo clic aquí y te tomes el tiempo para hacerlo. Es un ejercicio genial que te da claridad y te enfoca en lo que realmente es importante para ti. Sólo registra tus datos y te llegará directamente a tu bandeja de entrada.

Análisis

La etapa de análisis entiendo que involucra dos partes. Por un lado hay que hacer un recuento de lo que tenemos en la mochila… ¿nos sirve? ¿qué no nos sirve? Encontrarás en tu mochila algunas pocas cosas que son “inevitables”, o sea responsabilidades de las que te hayas cargado y ya sea tarde para dar marcha atrás, relaciones que tengas que cuidar (por ejemplo si tus padres están enfermos o alguien cercano a ti te necesita). Sin embargo también te sorprenderá darte cuenta que cargamos con muchas cosas que son innecesarias.

Para hacer este análisis son buenas las siguientes preguntas:

1. ¿Es inevitable? (Ejemplo que daba más arriba)
2. ¿Te suma a tu visión de futuro? La fórmula Simple, Smart & Sexy que he creado para hacer este análisis es: si te SUMA, multiplicalo (dedícale más tiempo, más recursos, más energía); si no te suma, te RESTA; y si te resta, MULTIPLÍCALO POR CERO.
Una vez que tienes tus objetivos claros y realmente una visión de hacia dónde quieres llevar tu vida en los próximos 40-50 años, hay que hacer un recuento de talentos, recursos (humanos, monetarios, contactos, etc). La pregunta aquí que has de hacerte es ¿Con qué cuentas y qué necesitas que no tienes? Si por ejemplo, te gustaría cambiar de carrera y dedicarte a ayudar a las personas (como es el caso de una amiga mía), no hagas un master, has cursos de psicología, coaching, etc. En este recuento, son muy importantes los contactos que puedas tener y los que necesites establecer.

Decisión

La palabra decidir viene del latín decidere que significa ‘matar toda otra alternativa posible’. En este punto lo que es importante es decidir cuáles son las mejores estrategias que te llevarán a tu visión. Aquí es fundamental -aunque parezca evidente- no confundir una estrategia con un objetivo, ya que cuando lo hacemos limitamos nuestras posibilidades de éxito. Me explico…
Si por ejemplo tú has escrito en tu ejercicio del éxito que lo que te hace feliz es tener una familia -y suponiendo que no la tienes- una estrategia sería casarte y tener hijos, pero para tener una familia hay muchas otras alternativas: adoptar, inseminarte o alquilar un vientre, adoptar a una familia ayudándola. Si confundieras “tener una familia” con “casarte y tener hijos” estarías limitando tus posibilidades de éxito a sólo un camino!
Durante la fase de decisión es importante estar abierto a posibilidades, ser creativo y pensar en todas las alternativas posibles. Finalmente cuando te decides por un camino y matas todas las otras alternativas, entonces llega el momento de la acción.

La acción requiere compromiso y planfiicación

De nada te sirve reflexionar, analizar, decidir si luego sigues robotizado haciendo lo mismo de siempre. Lo único que te va a generar resultados es la acción y la acción requiere compromiso. La palabra compromiso tiene mucho peso y poder. Cuando uno se compromete te entregas sin reservas. Esto quiere decir que darás el 100% de ti a lograr los resultados que quieres en tu vida, incluso cuando lleguen los momentos de duda, de frustración, de inseguridad. Por ello es tan importante partir de una visión que realmente te inspire, te motive y te MUEVA a actuar.
Creo que te puede servir tener presente la curva del éxito. Esta es prácticamente igual en proyectos de empresa que en personales y entender cada etapa es importante para poder sortear los desafíos y no sucumbir.
Para planificar, y especialmente útil para los optimistas que creemos que todo nos va a salir bien, es un excelente método el que describo en mi libro La Puta Vida Corporativa. El capítulo donde está la descripción se llama “El plan Cangrejo” y trata de planificar de atrás hacia adelante. O sea, comenzar teniendo muy claro cuál es el resultado a lograr en un determinado período de tiempo (por ejemplo fin de año), para luego ir desarmando el futuro… ‘Si x tiene que estar listo en diciembre de 2013, qué tiene que haber pasado en noviembre, qué en octubre…’. Para una mayor -y divertida- descripción del Plan Cangrejo, te sugiero leas mi libro que es corto y entretenido sobretodo para los que sufren de la Puta Vida Corporativa.
En definitiva, es posible resetear nuestra vida y es necesario en muchos casos. Lo que no es aconsejable es asumir la ‘crisis de los 40’ como algo pasajero. Está bueno re-pensar y re-acomodar las piezas para que encajen en un plan de vida en el que nos de gusto y placer participar.
ENLACE DEL ARTICULO
http://www.comocambiarlavida.com/empezar-de-nuevo-despues-de-los-40/
Si te gusto el artículo que compartí, puedes comentar que piensas al respecto

sábado, 27 de enero de 2018

¡¡¡Somos Valientes!!!!





A lo largo de mi vida me ha tocado enfrentar diversas situaciones, circunstancias en las que me he visto en peligro, expuesta física o emocionalmente a una situación incómoda, de angustia o dolor, ¿pero quién no? Situaciones en donde he tenido que sacar las garras y comportarme como una fiera para defender a mis seres queridos, lo que pienso y lo que siento, ¿pero quién no?

Sé que no he sido la única que ha tenido que enfrentar todas estas cosas, momentos, situaciones o circunstancias en un tiempo determinado en su vida. Sin embargo, ¿cuántos terminamos tirando la toalla agotados de las emociones, cuántos terminamos sintiendo al final que ya no podemos dar un paso más, cuántos luego de vivir una y otra vez estas situaciones ya descritas no terminan diciendo que con 20, 30, y hasta 40 años que se sienten viej@s como para seguir luchando?

Levanto la mano y me declaro culpable. Culpable de sentirme así muchas veces; pero luego de respirar profundo, de derramar unas cuántas lágrimas, de sentarme con alguien a desahogarme, de sentir un abrazo de algún ser querido, me levanto, me seco las lagrimas y sigo adelante con más fuerzas que al inicio.

No importa lo que me toque enfrentar, de alguna manera saco fuerzas de mi interior y sigo adelante, no importa si estoy cansada o no, si duermo o no, si puedo o no, sigo adelante, porque hay dentro de mí una fuerza más grande de lo que yo soy en realidad, que viene de mi Fuente Infinita de energía, estoy segura que es así, que me alimenta y me enriquece, que me impulsa como resorte.

Todo esto pudiera definirlo como Valentíaun tipo de actitud o sentimiento que puede tener una persona ante una situación de posible peligro o miedo. No es más que la fuerza que uno encuentra dentro de sí mismo para reaccionar de manera heroica o intrépida en situaciones en las cuales el miedo, el peligro, el pánico están presentes

https://www.definicionabc.com/general/valentia.php

O pudiera definirlo como Voluntad: es la intención o el deseo de hacer algo. Significa también 'libre albedrío'. Se utiliza también para referirse a  esfuerzo, coraje y determinación.




Hoy quiero honrar a todas aquellas personas que siguen luchando aunque ya no tengan fuerzas ni energías, a aquellos guerreros y guerreras que luchan por su vida día a día contra una enfermedad, aquellos padres con el corazón desgarrado que han dejados a sus hijos y seres queridos en busca de un medio para subsistir, honro a aquellas mujeres y hombres grandes y valiente que levantaron a todos su hijos con amor y trabajo sin tener una pareja a su lado, honro a los hombres y mujeres de este hermoso país que se levantan temprano todos los días a trabajar para alimentar y sacar adelante a su familia.

Todos somos hombres y mujeres valientes, llenos de voluntad, que luchamos día a día con el miedo que siempre está presente, pero que de alguna forma eso no nos detiene.


Si te sientes identificado de alguna forma con este artículo, comparte conmigo tu experiencia.

Sígueme en las redes sociales Facebook – Instagram Conversaciones con el Corazón y en Twitter @cconelcorazon

jueves, 18 de enero de 2018

La trampa del pensamiento negativo



TodoS en algún momento del día tenemos uno a varios pensamientos negativos que nos llevan a engancharnos en una emoción que no nos favorece para nada y termina descomponiendo nuestro día.
Este excelente artículo nos ayuda a identificar las diferentes trampas del pensamiento negativo y con un fácil ejercicio a salir de él con rapidez.
Espero lo disfruten y comenten como les fué con la práctica del ejercicio.
Feliz y bendecido día a todos.
Se les quiere

http://www.ciaramolina.com/wp-content/uploads/2016/06/psicologia.png

Como psicóloga estoy acostumbrada a trabajar los malestares emocionales asociados a la falta de control sobre nuestros pensamientos, lo cuál acaba repercutiendo en la forma en que nos sentimos y nos comportamos. Para entender como construye la mente estos patrones mentales, parto de la premisa sobre la que se sustenta la psicología cognitivo conductual que yo practico: “Lo único que determina que mi estado emocional sea uno u otro es el pensamiento. Así como pienso, siento y por consiguiente, así como siento, me comporto”. Es decir, Pensamiento, emoción y acción son eslabones de la misma cadena, alterando uno de los tres se modifican los otros dos. Aunque no siempre es así, esta corriente psicológica, nos invita a conocer de una manera clara y sencilla cómo es el patrón de comportamiento del ser humano.
El pensamiento, la parte cognitiva de nuestra mente, es el principio de todo. Forma parte de una compleja maquinaria mental que nunca descansa, pero con una capacidad muy valiosa: su plasticidad. ¿Qué significa que la mente sea plástica? Significa que entrenándola podemos hacer con ella lo que queramos. Sabiendo esto, ¿por qué no utilizarla para sacar el máximo beneficio?.
Los pensamientos negativos generan una enorme cantidad de malestar, su manifestación común es la ansiedad. La mente se encuentra ante un conflicto al que no sabe darle solución y los mecanismos de alerta de nuestro cerebro se activan dando lugar a sensaciones físicas y mentales poco agradables. Éstas provocan un desequilibrio en nuestro comportamiento armonioso, desde cambios de hábitos, pérdida de control sobre la realidad, sensación de tristeza, irritabilidad, pero sobre todo, alteraciones psicosomáticas (malestares estomacales, tensión cervical, mareos, etc.). Lo que se resumiría en creer que no vamos a sobrevivir a la situación emocional que se nos presenta.
Los pensamientos positivos en cambio suponen emocionalmente todo lo contrario. Estamos convencidos de que sea cual sea la situación dada, encontraremos la manera de resolverla sin salir perjudicados. De ahí que tengamos manifestaciones de felicidad, bienestar, amor y sobre todo salud física.
Hemos de tener claro que un pensamiento positivo nunca puede generar una emoción negativa, de la misma manera que una emoción positiva nunca irá precedida de un pensamiento negativo. Independientemente de cómo sea la situación que la vida nos presenta, lo que determinará un pensamiento u otro será la interpretación que haga de la misma. Una actitud adecuada ante dicha situación, aunque ésta no nos sea muy propicia, puede favorecer la aparición de pensamientos más adaptativos que nos ayuden a buscar soluciones a lo que estamos viviendo, de forma que nos sintamos mejor al confiar en que vamos a superar esa barrera.
Para empezar a trabajar en cómo acabar con estos pensamientos negativos, debemos aprender primero a identificarlos. Para ello os voy a mostrar alguna de las “trampas” en las que incurre nuestra mente:
  • Conclusiones precipitadas. Sacar conclusiones sin tener los datos suficientes que certifiquen que eso es así. Es muy común en personas impulsivas.
  • Maximización. Exagerar la importancia de un acontecimiento negativo, considerándolo una horrible catástrofe o tragedia, lo que nos lleva a tener una reacción emocional desadaptada.
  • Minimización. Restar importancia a lo positivo, no tenerlo en cuenta o no darle valor.
  • Personalización. Tener la tendencia a verse a uno mismo como la causa de cualquier cosa. Un ejemplo en relación al pensamiento negativo sería, sentarte en una mesa con más gente y pensar que todos están hablando de ti.
  • Externalización. Atribuir, de manera equivocada, la causa de un suceso a algo externo a ti. Es decir, echar la culpa a los demás o la situación sin reconocer la responsabilidad que hay en ti.
  • Generalización excesiva. Implica suponer que lo que sucede una o dos veces va a suceder siempre. Por ejemplo, tener dos relaciones fallidas y pensar que nunca más vas a tener una relación.
  • Leer la mente. Implica la suposición de que conoces las intenciones y los pensamientos de los demás. Por ejemplo, pensar que alguien ha hecho algo para perjudicarte, cuando en realidad no tiene nada que ver contigo.
  • Pensamiento dicotómico. Es el pensamiento de extremos (“o conmigo o sin mí”). Se pasa del blanco al negro sin pensar que existen multitud de tonalidades de grises.
Existen varias maneras de calmar nuestra mente y liberarla de esos pensamientos negativos que nos resultan tan limitantes, y nos desencadenan toda una serie de manifestaciones emocionales adversas. Veamos algunas de ellas:
  1. Bloqueando pensamientos negativos.
Consiste en un ejercicio neurológico que consigue parar los pensamientos negativos, aliviando así la tensión emocional asociada.
1º Piensa en algo que te produzca ansiedad o tristeza.
2º Cuando la emoción empiece a manifestarse en ti, sin mover la cabeza trata de mirar hacia arriba a la izquierda, como si alzases la vista.
¿Qué ha sucedido? Lo más probable es que los pensamientos negativos hayan desaparecido. El simple movimiento ocular ha favorecido el cambio emocional, liberando de este modo la ansiedad. Sencillo ¿no?.
  1. Técnica de la Respiración Consciente.
Respirar no es algo que hagamos de manera consciente, normalmente divagamos entre el pensamiento, la emoción y la conducta sin percatarnos que respiramos. Sin embargo, prestar atención al proceso de inhalación y exhalación durante unos 10 minutos, ayuda a reducir el ritmo cardíaco y por tanto favorece la relajación.
Se puede hacer sentados en el suelo en postura de meditación, es decir, con el torso erguido y las piernas entrecruzadas, o bien sentados en una silla, sin apoyar la espalda en el respaldo y con los pies plantados en el suelo.
Tómate un momento para identificar las sensaciones que produce la respiración en tu cuerpo, cierra los ojos para que la percepción sea aún mayor. La manera más fácil para hacerlo es concentrar la atención en la nariz. Fija un punto concreto de atención entre los orificios nasales y el labio superior. Se trata de desviar nuestra atención hacia esa zona durante toda la práctica, fijándonos en las veces que inhalamos y exhalamos. Si te das cuenta, cuando fijas la atención de una forma tan consciente tu mente automáticamente bloquea cualquier otro tipo de pensamiento, lo cual resulta muy útil cuando pretendemos que los pensamientos negativos no dominen nuestra vida.
Todo suma, nada resta. Hasta de lo que consideramos incómodo podemos sacar una gran lección. No debemos tener miedo a salir de nuestra zona de confort y descubrir nuevas maneras de afrontar la vida con una actitud proactiva, es decir, actitud positiva acompañada de acción.
CIARA MOLINA
Psicóloga Emocional 
Máster en Dirección de Recursos Humanos
Sesiones Cursos Online

jueves, 11 de enero de 2018

Aprendiendo a caminar otra vez




Querid@ amig@, ¿te ha pasado alguna vez que toda tu vida has hecho algo de la misma manera, o que has tenido una misma rutina por mucho tiempo y de pronto te cambian la forma de hacer las cosas o te obligan a cambiar de rutina? Pues eso me ocurrió no hace mucho y la sensación que queda no es muy agradable.

El ser humano es un animal de costumbre y definitivamente nos acostumbramos a todo durante el transcurrir de nuestra vida.

Dejé un empleo de más de 20 años y no sólo lo resiente el cuerpo, también lo resiente la mente.

Me siento algo perdida, aunque en esta oportunidad me preparé, sabía que era por mi bien y que de seguro me iba a ir mucho mejor que dónde me encontraba; me ha costado un poco cambiar de enfoque, ver en otras direcciones e incluso cambiar mi vocabulario.

Esta situación me hace sentir como cuando un niño empieza a caminar por primera vez. Primero logra levantarse del suelo tomándose de cualquier cosa que se le atraviese, luego que está de pie, mira desorientado a todos lados como tratando de ver hacia qué lugar es mejor dirigirse, qué sitio le parece más atractivo y tambaleándose moviendo una pierna y luego otra, comienza a caminar, inseguro, temeroso, tomándose de cualquier cosa que esté cerca de él.

Entonces, estoy aprendiendo a caminar de nuevo en este nuevo rumbo que he decido tomar, algo temerosa, insegura pero esperanzada, llena de amor, entusiasmo y optimismo, dando pasos lentos pero con la certeza de que sea donde sea que este nuevo camino me lleve, sera lo mejor para mí.

Nadie nace aprendido, estoy aprendiendo cosas nuevas, divertidas, muy diferentes a todo lo que había hecho antes, pero que me muestran un abanico de oportunidades que no puedo desperdiciar.

Quiero dar un vuelco total a mi vida, vivir una nueva aventura, ayudar a otros, hacer algo que nunca hice”
Verónica decide morir


Esto es algo nuevo para mí, me estoy teniendo paciencia, estoy siendo amable conmigo, reconozco y respeto mis ganas de seguir aprendiendo y creciendo. No sé a dónde me lleve todo esto, pero lo estoy disfrutando al máximo y le doy la bienvenida a la gente con la que comparto a mi alrededor, agradezco los nuevos espacios y la nueva experiencia. Me amo y reconozco mi luz y mi grandeza interior.


Comparte conmigo alguna experiencia tuya similar y comenta que te pareció el articulo. Agradezco tu presencia.

viernes, 5 de enero de 2018

Nuevo año, nuevo plan de vida




Comienza un nuevo año y con el vienen nuevas reflexiones, se crean nuevas preguntas que tal vez muy pocas veces me he hecho.

Alguien me dijo una vez que hacerse preguntas sobre la vida es mucho más importante que tener cada una de las respuesta a esas preguntas. Claro, de momento no lo entendí; ¿cómo podían ser las preguntas mas importantes que las respuestas? Si se supone que tener respuestas a todas las interrogantes te dice que sabes qué hacer.

Se puede decir que después de unos años entendí que entrar en esa etapa de tu vida donde te cuestionas qué hacer con ella es un momento transcendental, pues descubres o validas quién eres, qué quieres, lo que quieres hacer con el resto de ella y cómo te sientes al respecto.

Comencé a recordar aquella herramienta que me enseñaron en la universidad llamada FODA, para conocer cuales son mis fortalezas, mis oportunidades, debilidades, amenazas y de esta manera planificar una estrategia para mi futuro.



Cuando comencé a trabajar en ella me di cuenta que no es una tarea sencilla de media hora, que podría tomarme mas tiempo, incluso me estanqué en partes donde tenía que analizar tanto mi situación como a mí. Pero bueno, lo importante es que lo hice.

Para ayudarme me puse a indagar en google play y encontré una aplicación bien interesante que te lleva prácticamente de la mano para ayudarte a desarrollar por lo menos el FODA un poco mas avanzado del que conocemos. En realidad me gustó bastante, porque a partir de el pude comenzar a planificar objetivos a alcanzar poniendo metas claras a las que se les puede hacer una seguimiento constante para velar que vayas por buen camino. Esta herramienta se llama Estrategia de Vida.

Siempre he sabido qué quiero hacer con mi vida en un futuro cuando tuviera el tiempo suficiente para hacerlo. Pues ahora es ese futuro, ya mi tiempo llego y estoy ansiosa por desarrollar todo lo que tengo planeado. Se que estamos viviendo tiempos difíciles y a veces nos toca reinventarnos, pero lo importante es no perder la fe y la esperanza, sobre todo que no dejar de soñar, porque de seguro, algún día todo lo que soñamos puede hacer realidad.

Espero que esta entrada les haya gustado. Si quieren compartir conmigo sus experiencias, estoy gustosa de recibirles.


Sígueme en Twitter @cconelcorazon Instagram @conversacionesconelcorazon

viernes, 29 de diciembre de 2017

Ritual para Fin de Año





Queridas almas, quiero compartir con ustedes este ritual que hago cada fin de año y que me ha ayudado mucho a iniciar el próximo con nuevas energías, buenas vibras y hasta una buena actitud.

Si queremos arrancar este próximo año con buen pie, no podemos seguir haciendo lo mismo de siempre, es imperante cambiar nuestras acciones y los viejos modelos mentales que nos mantienen estancados en el mismo lugar.

¿Han escuchado alguna vez la expresión de que nuestro mundo exterior es un reflejo de nuestro interior, nuestra vida y sus circunstancias son un reflejo de cómo funciona nuestra mente y nuestro pensamiento? Les propongo entonces hacer un ejercicio a lo mejor algo extraño para ustedes de principio, pero que a medida que se va desarrollando lo van a ir disfrutando.

Un día antes o hasta el mismo 31 de diciembre, luego de hacer su rutina de la mañana, prepárense a arrancar con el ejercicio de la siguiente manera:

  • Prepárate un té, café o hasta un trago
  • Pon la música que te gusta, que te da nota
  • Prende una vela del color de tu preferencia, ella ayuda a aligerar las energías
  • Enciende un incienso si te gusta
  • Vete a tu clóset, abre las puerta de par en par y observa cómo se encuentra, cómo está dispuesto, ordenado o no.
  • Tira todo en el piso
  • Saca de circulación todas aquellas prendas de ropa que ya no te sirven, que están desgastadas, que ya no te gustan o que te gustaría regalar.
  • Sólo deja aquellas prendas de ropa que sí usas y que te quedan. Así mismo funciona la vida, si sacamos de nuestra vida lo que ya no nos conviene o no nos sirve, en esa misma medida llegarán cosas nuevas.
  • Comienza a acomodar pieza por pieza de la forma mas práctica para ti, yo lo hago por color, de esa forma siempre consigo lo que ando buscando
  • Ya estás listo para arrancar un nuevo año, con tus cosas organizadas y con espacio para las cosas nuevas que este próximo año te traerá.

A medida que vayas desarrollando el ejercicio notarás que tu mente se silencia, que el estrés se disipa y comienzas a sentirte relajado(a).

Esta actividad tiene varios objetivos, pero el principal es reprogramar tu mente; así como organizas tu clóset, de esa misma forma organizas tus pensamientos. Si tu mente está calmada, gracias a que tus pensamientos están organizados, tus emociones no se salen de control.

Es importante que al momento de empezar este ejercicio establezcamos una intención clara, más o menos de esta manera: “Con este ejercicio quiero reorganizar mis pensamientos, deshacerme de los viejos modelos mentales que ya no necesito y darle la bienvenida a los nuevos que construiré para mi beneficio.”

Espero que esta entrada les sea de mucha utilidad y que el ejercicio lo disfruten tanto como yo lo hago cada año.

Desde ya les deseo mis queridas Almas un próspero y venturoso año nuevo y que todos sus sueños y anhelos se hagan realidad.


Coméntame cómo te fue y si te gustó esta entrada.

viernes, 22 de diciembre de 2017

Decir Adiós



Las despedidas son un tema con el que muchos no sabemos enfrentar o simplemente nos negamos. Ya sea una por muerte o separación, siempre implica un apego emocional hacia la persona amada que termina sacándonos de nuestro centro.

Según Walter Riso: "El apego es el mayor motivo de sufrimiento de la humanidad"
http:www.lavanguardia.com/vida/20130418/54371283808/walter-riso-apego-mayor-motivo-sufrimiento-hombre.html

Aunque todo en este mundo implica una acción de unión y separación a lo largo de nuestro ciclo de vida, nos negamos al hecho de que la muerte forma parte de la vida.

En el caso de la separación en una relación, abría que entender que el encuentro que tenemos con cada persona tiene un propósito y un tiempo determinado en nuestra vida.

Nos apegamos a muchas cosas, personas, situaciones, estamos emocionales, lugares y terminamos desgastados, deprimidos, nos quedamos sin energía, solo de pensar una y otra vez, dando vuelta a la idea de que nuestra vida esta mejor teniendo aquello que teníamos, aferrándonos al deseo de que permanezca a nuestro lado

Tenemos que ser consciente que todo, personas, trabajos, circunstancias, momentos, estados emocionales tienen un tiempo finito en nuestra vida.

Según Riso: " Los budistas llaman ignorancia, incluso engaño, a la capacidad de pensar que las cosas no cambian y duran para siempre".

http:www.lavanguardia.com/vida/20130418/54371283808/walter-riso-apego-mayor-motivo-sufrimiento-hombre.html

Queremos retener en nuestra memoria los buenos momentos que compartimos con el ser amado hasta el punto de idealizarlo, transformarlo en un super héroe, atribuirle características que es probable que no poseía pero que deseamos que tuviera, borrando por completo aquellas cosas que lo convertían en el ser humano que realmente era.

No me mal entiendan, es preferible recordar las cosas buenas que las malas de una persona y mucho mas si ya no se encuentran en este mundo con nosotros, pero no idealizarlo, eso no nos hace bien para sanar la herida que ocasiona su partida o separación.

No existe una receta mágica  para decir adiós, es cuestión de aceptar nuestro dolor, saber que esta allí por una razón, reconocerlo, vivirlo y agradecer su presencia, ya que el solo hecho de que lo estemos sintiendo es una prueba irrefutable de que estamos vivos.

Comparte conmigo lo que  piensas al respecto. Gracias

EMPEZAR DE NUEVO DESPUÉS DE LOS 40

Con 40, 45, 47 ó 52 años ya tenemos una mochila llena de cosas… muchas muy pesadas, que a ni siquiera sabemos muy bien por qué las carga...